miércoles, 15 de enero de 2014

PONTE GUAPA





"Ponte guapa".

¿Perdona? ¿Que me ponga qué?

"Ponte guapa".

No, en serio, basta ya. No dejes que te lo digan nunca más. "Ponte guapa" es una frase que SIEMPRE estará fuera de lugar. Incluso cuando quiere decir algo así como "vamos a cenar en un sitio tan perfecto que vas a creer que estás soñando". 
Que no. Que te lleve a cenar a donde quiera, al mismísimo cielo, pero que te pongas guapa no te lo puede pedir.

Porque no hace falta, sencillamente. Porque guapa ya eres. Y si te quiere, lo de menos es la cena. Que te invite a una hamburguesa barata o a una pizza turca (con doble de salsa si está generoso), pero que sepa ver que tú siempre estás guapa. Que se haya dado cuenta de que tus mejillas se sonrojan después de la primera copa de vino, y que le encante. Que pase horas contando los mechones de tu pelo que bailan con el viento, cuando abres la ventanilla despreocupada (como debe ser) de mantenerlos en su sitio. 
Que adore tus pecas, cada lunar, el color de tu piel y todo lo que tú misma decidiste odiar.
Que te obligue a quererte, ¿sabes? Que esté convencido de que no hay en el mundo nada más bello que tus pestañas negras descansando sobre tus mejillas cuando duermes.

Enfadada, relajada, burlona, gritona, risueña, agobiada... Llevando la razón y fuera de control. Honrada y mentirosa. Joven, fullera. En todas tus formas, ese hombre debe amarte en todas tus formas.


- ¿Qué me pongo?
- Cualquier cosa, ¡tú siempre estás guapa!

Así sí.

3 comentarios:

  1. Espero que te vaya genial en tu nueva aventura bloguera!
    Desde hoy, ya tienes una seguidora de tus andanzas...
    Besotes.

    ResponderEliminar
  2. Te he agregado a mi blog y te seguiré. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Dónde va a parar...¡así mucho mejor! XD

    ResponderEliminar